COSAS QUE NO TE PUEDES PERDER EN CUBA: LAS 6 MEJORES ETAPAS PARA PLANEAR TU RUTA

Planear Ruta Cuba

¿Has soñado con coger tu maleta y recorrerte la isla de Cuba por tu cuenta? Te estarás preguntando que no te puedes absolutamente perder durante tu viaje a la isla y cuantos días necesitas?

Cuba es un país sin precedentes históricos: pobre en lo económico; rica por su cultura; enmohecida pero con una magnifica arquitectura; exasperante y estimulante al tiempo.

Como antigua colonia española con influencia francesas, africanas, estadounidenses, jamaicanas y de los indigenas taínos, no cabe negar la amplitud de su legado histórico. Cuando Fidel Castro apretó el botón de pausa del desarrollo económico en la década de 1960, salvó sin advertirlo muchas tradiciones en peligro e importantes reliquias historias. Son los cubanos quienes han mantenido vivo el país mientras las infraestructuras se derrumbaban: supervivientes e improvisadores, poetas y soñadores, cínicos y sabios. Y también quienes hacen posible que Cuba continue siendo la nación fascinante, desconcertante y paradójicamente que hoy es.

Si estás planteándote organizar tu viaje a Cuba puede que lo que más te preocupe sea decidir que etapas incluir en tu ruta. Cuba es una isla más grande de lo que parece, con milles de rincones únicos y fascinantes y con un amplio abanico de experiencias inolvidables. Os dejamos nuestra opinión. Algunas de estas experiencias las hemos probadas sobre nuestra piel, otras la apuntamos en cuanto han sido fruto de experiencias de otros viajeros que hemos encontrado durante nuestro camino y de los cuentos de la gente del lugar. Sin duda os ayudará a planificar a la perfección vuestro viaje,

 

Las 6 mejores experiencias en Cuba:

El malecón de La Habana (3 días): 

Solo un idiota va a La Habana y se pierde el Malecón, un paseo marítimo de 8km de ajada magnificencia que se extiende a lo largo de la ciudad desde La Habana Vieja hasta Miramar, y sirve de cuarto de estar sustitutorio para decenas de miles de habaneros que buscan diversión y escapar del calor de la ciudad. Hay que recorrerlo durante una tormenta, cuando las olas abren brechas en el muro, o con una botella del famoso ron de La Habana, Havana Club, y la certeza de que todo es posible cuando den las 22.00.

El malecón de la habana

Paseos y rutas en el valle de Viñales (2 días):

Cuba es ideal para el ciclismo y no hay mejor sitio para pedalear que el valle de Viñales. Quintaesecia de la Cuba rural y con todos los ingredientes de un Tour de Francia tropical: mogotes escarpados, tabacales de un verde irreal, chozas de campesinos y miradores que elevan el espíritu. Si quieres escapar de las rutas turísticas tradicionales, es una etapa obligada por los menos de dos-tres días. El terreno es llano y, si consigue una bicicleta aceptable, el mayor dilema será donde parar para tomarse un mojito y brindar por la puesta del sol. En alternativa, si sois más aventureros, podéis escoger un paseo al caballo. Os podéis perder en El Valle, pararos a tomar un buen vaso de ron con los campechanos y aprovechar para fumar un buen puro cubano orgánico. Si en bici o a caballo depende de vosotros. Nosotros os aconsejamos en paseo a caballo porqué es divertido, bastante barato y podéis respirar el aire de la cuba rural más autentica.

Viñales valle

Visitar Trinidad ( 1 día) :

La somnolienta Trinidad se fue a dormir en 1850 y nunca llegó a despertar. Tan extraño capricho del destino es bueno para el viajero moderno, que puede explorar esta ciudad azucarera de mediados del XIX siglo. Aunque hoy no ya no sea un secreto, sus calles detenidas en el tiempo todavía fascinan oír el empaque de sus casas coloniales y su ambiente musical. Con sus casas bajas, sus fachadas de color pastel y sus calles pavimentadas a la antigua, Trinidad recuerda a ciertas ciudades mexicanas, como San Cristobal de Las Casas o Chiapas. Admirad las casas coloniales y atreveos a echar un vistazo indiscreto en el interior de estas viviendas de entre doscientos y trescientos años de antigüedad. Una etapa muy aconsejada en Cuba, pero eso si…muy turística!

Cienfuegos visita

La energía juvenil de Santa Clara (1 día):

Lugar de una de las más famosas batallas de la revolución Cubana guiada por “El Che”, menos fotogénicas que sus hermanas, Santa Clara merece, no obstante, que os detengáis en ella para apreciarla, dejándoos guiar por sus habitantes. Las ideas preconcebidas sobre Cuba hay que revisarlas en los límites de la ciudad. Santa Clara es todo aquello que uno creía que Cuba no era: estudiantes eruditos, una vida nocturna espontánea, una creatividad audaz y estancias particulares antiguas del época colonial. Aquí se puede asistir el espectáculo de draga del Club Mejunje o departir con los estudiantes en La Casa de la Ciudad.

Santiago de Cuba (2 días):

Santiago de Cuba encantará a los amantes de las ciudades coloniales. Aquí no se ven gran construcciones, sino edificios de uno o dos pisos como máximo, numerosos o tejados de tejas rojas, un montón de balcones, rejas de hierro forjado, largos porches cerrados y maderas de ventanas torneada. Los barrios que descienden suavemente hacia la bahía, proporcionando una agradable prospectiva de la unidad arquitectónica de la ciudad. El Centro cabe en un pañuelo y se organiza alrededor de sus tres plazas principales. La población es producto del major mestizaje inimaginable: españoles, caribeños, indios, negros africanos, franceses, asiáticos. Parecen que aquí se concentra la representación de cada continente del mundo, en una armoniosa vida tropical.

Arquitectura francesa de Cienfuegos (2 días):

A medio camino entre ciudad colonial hiperactiva y rico puerto industrial, la ciudad de Cienfuegos, “perla del sur” de Cuba, goza de una situación geográfica excepcional, al fundó de una bahía profunda y muy bien resguardada. A pesar de ser una ciudad fortemente industrial, no os imaginéis una ciudad triste y asfixiada bajo los humos tóxicos. Cienfuegos, agitada y vital en sus calles principales, destila la cama de una apreciable aldea a nada que os adentréis por las calles paralelas. Con sus viejos casinos ubicados en la bonita península de Punta Gorda, o carece del encanto ni del ritmo típicos de los trópicos. Todavía poco visitada, Cienfuegos es un punto de encuentro privilegiado con la población cubana.

Visitar Cienfuegos

Olvidarte del mundo en Cayó Levisa ( 3 días):

Cuba abunda de cayos y playas tropicales con un encanto excepcional. Seguramente una de las decisiones más difíciles de tomar es en cuál de ellos pasar unos días de puro descanso y relax. No aconsejamos decantar por Varadero en cuanto lleno de turistas americanos y europeos. Nosotros elegimos Cayó Levisa y fue una elección mas que acertada.

Cayo Levisa Atardecer

Rodeado de agua translúcida en su orilla, luego verde y después turquesa…contrariamente a otros (Cayó Coco y Cayó Largo), este ha permanecido casi totalmente salvaje, ya que solo se ha desarrollado a partir de la década de 1990. Un solo hotel y muchas palmeras de coco. Apenas alejado de este, os encontraréis en una playa desierta. ¡ He aquí el fin, el paraíso a lo Robinson!

A pesar de ser una isla muy pequeña en el Norte-oeste de Cuba, Cayó Levisa tiene todo los ingredientes para pasar unos días de desconexión con el resto del mundo: no internet, acceso limitado, playas incontaminadas, aguas translúcidas, pocos turistas, No hay nada más que pedir a esta isla. Si vais en baja temporada podrías gozar de playas solo para vosotros, atardeceres espectaculares mientras os bañáis en un aguas trasparentes entre estrellas de mar.

Cayo Levisa

Esperamos que esta pequeña guía os pueda ser de ayuda para planear vuestra ruta en Cuba. Un consejo que podemos daros es tomar los días como indicativos. Disfrutad de la tranquilidad y del ritmo lento de los cubanos, al cuál nosotros europeos no estamos acostumbrados. Tomaros vuestro tiempo para disfrutar de la música, del ron y del estilo de vida cubana. Sentaros en una terraza. Fumaros un buen puro. Olvidaros de internet. Volved con vuestra mente a los años 50. Esta es sin duda la experiencia más increíble que Cuba os puede dar.

Ruta Planeada Cuba

Deja un comentario